Daem Copiapó evalúa opciones para retomar clases

Ante decisión de Corte de Apelaciones de Copiapó

 

Tras los episodios de emanación de gases en los Liceo El Palomar y la Escuela Las Brisas, la Dirección de Educación Municipal trabaja intensamente para determinar las dependencias en las que deberán continuar sus clases estos establecimientos, con la finalidad de no afectar el proceso de enseñanza aprendizaje con este cierre.

Any Dorador Alfaro, jefa Daem informó que “la tarde de este lunes se dará a conocer oficialmente a las comunidades educativas respecto a los establecimientos y la logística que significará el traslado. De igual forma, se enfatizó que se proporcionarán todas las facilidades de desplazamiento a través de buses, mientras dure la contingencia”.

Cabe recordar que el proceso se originó el año pasado con el Recurso de Protección que presentó el Instituto Nacional de Derechos Humanos que se acogió parcialmente en el sentido que se le instruyó a la Municipalidad de Copiapó dar continuidad a las medidas que ya venía implementando que eran de carácter mitigatoria y preventiva. También se le instruyó a la Superintendencia de Servicios Sanitario (SISS) definir los procesos que debe llevar la municipalidad adelante y fiscalizar dentro de un plazo de tres meses siendo la sentencia el 31 de diciembre.

A finales de febrero el Instituto Nacional de Derechos Humanos solicitó a la corte que le pidiera a la SISS informar las medidas implementadas y lo mismo a la Municipalidad de Copiapó. La SISS presentó un calendario de fiscalizaciones y en ese contexto se constituyó el jueves 7 y viernes 8 de marzo para fiscalizar y donde informó los resultados a los organismos competentes (Gobernación de Copiapó, Municipalidad de Copiapó, Seremi de Salud y Seremi de Educación) pasada a las ocho de la noche del viernes.

Desde la Municipalidad se han estado revisando opciones en establecimientos que puedan acoger a las comunidades educativas que en total suman aproximadamente 600 estudiantes, identificando las coordinaciones en el proceso de alimentación escolar y otros ajustes en las comunidades educativas que recibirían a los estudiantes.